Recuerdos y nostalgia en el homenaje a cinco futbolistas de la provincia

Hoy los jugadores han sido los protagonistas de los homenajes que se están llevando a cabo con motivo de la celebración del XXV Trofeo de la Diputación de Valladolid. Juan Carlos Velayos, elegido dos veces como el mejor del  torneo(2007- CD Íscar, 2011 CD Iscar) afirmaba sentirse sorprendido porque es un torneo que “siempre nos ha hecho ilusión a todos los equipos de la provincia y durante los dos años que yo gané ese trofeo es algo que recuerdas con mucho cariño, estoy súper contento por recibirlo”.

También confesaba su alegría por la distinción Alberto Gómez Pérez, elegido dos veces como el mejor del torneo (2000 CD Boecillo, 2002 CD Íscar). “No te lo esperas, tú juegas te lo pasas bien, te diviertes y si luego coincide que te lo dan pues genial”. Por su parte, el portero con más títulos conseguidos en este torneo, José Luis Sancho Alejandre, declaraba que recibir este premio “te hace sentir un poco viejo pero muy contento a la vez”.

 

Un premio de los históricos es el entregado a Rodrigo Ortega Viejo, elegido como el primer mejor jugador en la historia del torneo, distinción que se hizo entrega por primera vez en el año 1995 y que, para el ya exjugador supuso un cambio radical en su carrera profesional. “Yo jugaba en el Laguna y estaba a prueba, estaba sin ficha, siempre recordaré ese Trofeo Diputación porque gracias a que ganamos el título además del reconocimiento individual me hicieron ficha en el Laguna y pude jugar en Tercera División. A raíz de aquello jugué nueve temporadas, en el Tordesillas también que es donde terminé mi carrera y la verdad que ese premio me abrió las puertas y lo tendré guardado en mi corazón”.

El quinto de los jugadores homenajeados, Juan Adalia Gutiérrez, en este caso como  máximo goleador del trofeo con 11 goles en el total de las ediciones, además estaba convocado al encuentro de hoy en las filas del CD Villa de Simancas. “Cuando me llamaron me sorprendí un poco porque es un premio bonito, no cuentas nunca los goles que has metido, es una vez al año y a toda la gente de la provincia vinculada al fútbol le gusta jugar”.

Todos ellos han echado hoy la vista atrás al recibir este premio y se han acordado de lo positivo y también de los sacrificios, “te toca entrenar muchos días, hay que viajar los fines de semana pero  merece la pena”, afirmaba Alberto Gómez instantes previos de ser homenajeado.

Haciendo un balance del estado del fútbol durante estos 25 años, los jugadores aprecian ciertas diferencias como el trabajo físico de los jugadores de hoy en día. “El fútbol es once contra once y tampoco hay que volverse muy loco pero sí que es verdad que los chavales de ahora, el trabajo físico es mayor pero por lo demás tampoco hay mucha diferencia”, según Rodrigo Ortega.

También lo económico ha tocado las puertas del fútbol provincial, en concreto la crisis de estos últimos años que “a medida que ha ido avanzando desde 2008 ha sido complicado pero  Valladolid al  final es una provincia de fútbol y a la gente que le gusta de verdad ha seguido jugando y mantenido el nivel porque creo que hay equipos con bastante nivel, entre ellos el Tordesillas”, comentaba Velayos haciendo un guiño  a los anfitriones de esta edición.

Para todos hay un punto en común y además positivo tras su paso por el fútbol provincial, las amistades. En concreto, Alberto Gómez recuerda muy buenos momentos en su último club, el Íscar, donde “lo pasábamos muy bien, teníamos buena amistad en el equipo que es lo más importante”.